La misión de Guaguacuna es cambiar el mundo de las personas que nos necesitan

Todos nos merecemos ser felices, no importa en qué momento de tu vida estés, por lo que hayas pasado, las experiencias que hayas tenido, los errores… Es parte de ser humano, pero te mereces ser feliz.

Como ya sabrás, la felicidad solo depende de nosotros mismos y de la actitud que tengamos ante la vida pero, aún así, solo podremos alcanzarla si nuestras necesidades básicas estén cubiertas.

Y ese es el propósito de nuestra ONG, que los niños vuelvan a reír en la escuela, que los padres vuelvan a respirar sin tener que mandar a sus niños a trabajar para tener más dinero, que comiencen a vivir.

Las personas de Otavalo, Ecuador no son el mundo entero pero, entre tu y yo, podemos cambiar su mundo.

¿Quieres ayudar?

Con tu apoyo podemos lograr a que miles de niños tengan una vida digna.