QUÉ HACEMOS

¿QUÉ HACEMOS?

En sus más de 15 años de historia la ONG Guaguacuna ha trabajado por y para el desarrollo de las comunidades del cantón de Otavalo. Para lograrlo se han realizado un gran número de proyectos en la zona, todos gracias al apoyo y la confianza que depositan en Guaguacuna todos sus socios y las instituciones españolas, esto hace que cada año se financien proyectos que van en beneficio de los más necesitados.

Guaguacuna se plantea como principal objetivo cubrir las necesidades más urgentes en alimentación, educación y salud. Por este motivo en el año 1999 inicia un Programa de Alimentación Infantil, la primera escuela dónde se realizó fue la Federico González Suárez de Mojanda Curubí. Desde el año 2000 y en coordinación con el Patronato Municipal se extiende el programa a otras instituciones educativas.

Se eligen escuelas del área urbano marginal del cantón de Otavalo que son las más necesitadas de ayuda. Se demuestra que la necesidad más urgente de estas escuelas es la construcción de cocinas comedores, ya que no contaban con un área física para servir los alimentos. Esto se hacía en el patio o en las propias aulas, lo que ocasionaba una disminución de las horas destinadas al estudio, pues tenían que limpiar el espacio antes ocupado para iniciar las labores; de la misma manera se construyen aulas, se rehabilitan infraestructuras, se proporciona mobiliario escolar y se complementa el desayuno y almuerzo escolar que dona el gobierno. Además de un programa de Becas de estudios para niños de familias con escasos recursos económicos.

En el campo médico Guaguacuna apoya a personas que padecen graves enfermedades, trasdalándolas a España para su tratamiento médico. También en Otavalo se tratan a personas con dolencias y que no poseen recursos suficientes para su tratamiento, se les apoya con medicamentos, tratamientos, ropa, víveres, etc.

Guaguacuna también colabora con el Hospital de San Luis de Otavalo, el Centro de Rehabilitación del Patronato Municipal, el Centro de Ancianos de Cotacahi y el Comedor de San Luís de la Fundación Manos Amigas.